martes, 22 de abril de 2008

Pasta fresca italiana: “Tortiglioni”, los macarrones enroscados.

Los tortiglioni entran en la categoría de un tipo de macarrones que se podrían llamar “helicoidales”, por ser tubos con puntas rectas y con canales que se enroscan en toda su superficie. Esta forma no tiene un sentido decorativo, sino que responde a la intención de que sea una pasta ideal para retener mejor los condimentos. La palabra “tortiglioni” deriva de la base latina “tortillare” que quiere decir envolver o retorcer en espiral. Antiguamente se clasificaba con este nombre sólo un tipo de pasta fresca hecha a mano similar al “fusillo”. Con la producción de pasta industrial, la creción de pastas con formas helicoidales, con agujero o sin él, se han multiplicado y diversificado notablemente. En general el “tortiglione” tiene un diámetro de unos 10 mm. y es largo 50 mm.. Su zona de origen es incierta; se dice que podría ser el centro sur de Italia, entre la Campania y el Lazio, zonas donde la producción de macarrones siempre ha sido tradicional.

“Tortiglioni” con tomate y atún

Ingredientes para 4 personas:

350 g de “tortiglioni”
400 g de tomates maduros
100 g de atún en aceite (de lata)
50 g de aceitunas negras sin piñones
50 g de olivas verdes sin piñones
un diente de ajo
2 cucharadas de alcaparras escurridas
3 rabanitos
4 ó 5 hojas frescas de albahaca
4 cucharadas de aceite de oliva
sal y pimienta molida

En un olla hervir agua, tirar los tomates y dejarlos unos 3 minutos, sacarlos, escurrirlos , quitarles la piel y las semillas y cortarlos en taquitos.
Pelar el ajo y cortarlo por la mitad. Coger una ensaladera bastante grande, frotarla con el ajo y después poner los tomates (bien escurridos del agua de vegetación). Añadir sal, aceite de oliva, 4 ó 5 hojas de albahaca desmenuzadas, el atún escurrido del aceite y desmigado, las alcaparras, los rabanitos, limpios y cortados en lonchitas finas, las olivas verdes y negras. Salpimentar al gusto, remover delicadamente, tapar con película transparente y guardar al fresco.
Hervir la pasta en abundante agua salada, escurrirla y verterla en la ensaladera del condimento, revolver y servir.

1 comentario:

D dijo...

Amo la pasta!!!
Gracias por la generosidad, ya baje tu libro, lo voy a ir mirando.
Un abrazo con queso rallado.