martes, 25 de marzo de 2008

Cocina de Semana Santa y Pascua de Resurrección: Rituales de fertilidad de Pascua

Desde varios milenios antes de nuestra era, en las primitivas culturas mediterráneas agrícolas, se adoraban principalmente las Grandes Diosas madres de la naturaleza. A ellas se dedicaban las "Fiestas de Paso" en la primera luna llena de primavera. Durante los días festivos se comían panes preparados sin levadura y se realizaban las danzas rituales. En la ciudad de Troya durante las fiestas del comienzo de la primavera se realizaban danzas rituales en laberintos dibujados sobre el césped. Bailes parecidos se practicaban también en otros lugares alejados como el antiguo Gales, de cultura Celta, y el nordeste de Rusia.
Las danzas en espiral, que eran muy populares aún en el siglo XIX en Europa, descendían de un antiguo baile de la grulla, bailadas por hombres y mujeres en las antiguas fiestas de primavera. Los bailarines, que a veces hasta tenían alas postizas para parecerse a los pájaros, iban antes hacia el centro y se alejaban después hacia el exterior, escenificando el rito de apareamiento del las aves.
Los pájaros y sus huevos siempre han sido relacionados con la fertilidad y el renacimento de nuevas vidas, por esta razón era típico adornar los panes de Pascua con huevos, o dar a las tartas, bollos y demás repostería de estas fechas, forma de huevos o pájaros.

“Mona” de Pascua

Ingredientes:

250 g de chocolate sin leche para repostería
250 g de azúcar
125 g de almendras molidas
100 g de mantequilla
5 huevos
3 claras de huevo
½ palito de vainilla

Separar las yemas de los 5 huevos de las claras. Poner en un bol al baño María las yemas de los huevos, 125 g de azúcar y batirlas hasta que estén cremosas. Añadir el chocolate rallado, las almendras la mantequilla fundida, la vainilla e ir batiendo todo hasta que se presente una crema espesa y lisa. Retirar del fuego, sacar el palito de vainilla, dejar enfriar e incorporar poco a poco las claras de los 5 huevos montadas a punto de nieve.
Coger un par de moldes redondos de bizcocho: uno más grande que hará de base y uno más pequeño que se colocará encima del primero. Untarlos de mantequilla, epolvorearlos con harina y verter la preparación. Cocerlos al horno medio durante unos 30 minutos.
Para la decoración: preparar un almíbar con el resto del azúcar (125 g ) y ½ vaso de agua. Batir las 3 claras restantes a punto de nieve y añadir el almíbar, poco a poco, sin dejar de batir.
Desmoldar los bizcochos una vez fríos, superponer el más pequeño sobre el más grande, cubrir con el merengue de forma decorativa, adornar con huevos coloreados o de chocolate, confetis y trocitos de chocolate al gusto.

2 comentarios:

luz dijo...

que maravilla de mona de pascua ,y la historia como siempre ,¡FASCINANTE!

una pregunta, no lleva nada de levadura? me da un pelin de miedo no me vaya a quedar apelmazado,

gracias por tus recetas
bessoss
luz

Carmela Miceli dijo...

Hola Luz, no tengas miedo en preparar la Mona de Pascua sin levadura. Debes batir bien los huevo, sobretodo la clara a punto de nieve bien firme, y después no abrir el horno hasta completa cocción del pastel. De todas maneras el éxito depende mucho de la estabilidad de temperatura del horno, por esto si no quieres arriesgarte a que el bizcocho se deshinche, puedes añadir medio sobrecito de levadura en polvo a la mezcla (una cucharadita sopera) para darle mejor estabilidad.

Un beso y buena cocina, Carmela