viernes, 14 de marzo de 2008

Cocina de Semana Santa y Pascua de Resurrección: Deliciosas fresas, fuente de salud

Las fresas, de delicado sabor y aroma intenso, destacan por tener vitaminas beneficiosas para nuestra salud como la vitamina C, la vitamina E y el betacaroteno, —los tres antioxidantes por excelencia—. La acción de este trío benéfico ayuda a prevenir el daño causado por la ingesta de demasiadas grasas, por el excesivo sedentarismo y el tabaquismo. La fresa tiene el 85% de su composición en agua, mínimo aporte calórico, no contiene grasas ni colesterol. Su consumo nos aporta varios minerales fundamentales como el calcio, yodo, fósforo, magnesio, hierro y potasio. Regula la función hepática, ayuda a limpiar y depurar nuestro organismo de la acción de las toxinas acumuladas.
La fresa purifica el aparato digestivo, es una buena aliada para bajar la tensión alta y para prevenir enfermedades como la anemia, la gota y la artritis, ya que ayuda a eliminar el exceso de ácido úrico.
Las fresas, enteras, en rodajas o en trozos, pueden prepararse de infinitas maneras. Mi recomendación es bañarlas con unas gotas de limón y una cucharada de azúcar y dejarlas reposar durante una hora al fresco antes de tomarlas, de esta forma se intensificará aún más su delicioso aroma.
En repostería las fresas sacan todas sus estimulantes propiedades, aportando deliciosos aromas y sabores.

Pastelitos “fresas y chocolate”

Ingredientes para 4 personas:

190 g de harina
110 g de azúcar
45 g de cacao en polvo
una cucharadita de levadura en polvo
un sobrecito de vainilla (o unas gotas de esencia)
130 g de chocolate negro
230 g de nata fresca
90 g de mantequilla

Para la decoración:
400 g de fresas
20 g de azúcar
100 g de nata fresca para montar
sal

En un cuenco tamizar la harina junto con el cacao en polvo, la levadura y una pizca de sal, añadir 90 g de mantequilla fundida e incorporarla poco a poco con un tenedor. Unir el chocolate negro desmenuzado finamente, mezclar e incorporar 200 g de nata líquida. Amasar con las manos unos minutos.
Coger un molde cuadrado de unos 20 cm de lado, extender bien la masa de chocolate, nivelarla y poner en el frigorífico unos 30 minutos. Calentar el horno a 200º de temperatura. Sacar el pastel de la nevera, pincelar la superficie con nata líquida y espolvorearlo con un poco de azúcar, después introducirlo en el horno caliente. Dejar cocer unos 30 minutos.
Limpiar las fresas, cortarlas en trocitos pequeños, dejando unas enteras para la decoración, montar la nata con 20 g de azúcar y guardarla en la nevera hasta el momento de servir. Sacar el pastel del horno, dejarlo enfriar unos minutos, desmoldar y cortal 8 cuadraditos iguales. Poner unos trozos del pastel en un plato de servir, acomodar encima las fresas en trocitos, distribuir encima la nata montada y cubrir con otro trozo de pastel. Decorar con más nata y una fresa entera, rallar un poco de chocolate encima y servir.
Estos pastelitos los dedico a Luz. Espero que le gusten tanto como a mí.

2 comentarios:

luz dijo...

que ricos, mezcla de chocolate, que me encanta ,con fresas, y la introduccion como siempre,¡GENIAL!

precioso tu blog,
besos
luz

luz dijo...

muchisimas gracias, carmela, twe agradezco este detalle ,ya sabes que tu blog es mi preferido, lo mismo que tu libro, que lo tengo desde que se editó, estoy deseando que edites otro.
besossss y miles de gracias
luz